Centro de Documentación

Enero 2013 – Nuevos ingresos al CEDOC de Mujeres para el Diálogo:

Mujeres indígenas en el observatorio

Mujeres Indígenas en el Observatorio de Sentencias Judiciales sobre los Derechos de las Mujeres, Equis: Justicia para las Mujeres A.C. y Bitácoras: Liderazgo social con Equidad A.C., México.

Mujeres Indígenas en el Observatorio de Sentencias Judiciales sobre los Derechos de las Mujeres es una colaboración conjunta entre Equis y Bitácoras. Se enfoca en el análisis de once fallos judiciales donde la víctima o la inculpada es una mujer indígena de Tribunales Superiores de Justicia de nueve entidades federativas, la Suprema Corte  de Justicia de la Nación y la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Asimismo el informe incluye una recopilación de los estándares internacionales relacionados con los derechos de las mujeres, los pueblos indígenas y el acceso a la justicia dividido en tres subtemas: 1. El principio de igualdad y no discriminación; 2. El derecho al debido proceso y acceso a la justicia; 3. Perspectivas de género y de interculturalidad.

El objetivo de este informe es detectar y señalar las fallas del sistema de justicia para hacer respetar, proteger y hacer valer los derechos de las mujeres y a través de este análisis, contribuir al robustecimiento de éstos y su relación con el derecho acceso a la justicia y garantías procesales.

Caminos de paz

Montserrat Ponsa i Tarrés, Caminos de Paz – Diario de la Marcha Mundial por la No-Violencia – Un viaje de 105 días por los 5 continentes, Milenio, España, 2010

A lo largo de 105 días, desde Nueva Zelanda hasta Argentina, pasando por los cinco continentes, la autora ha recorrido miles de kilómetros en la “Marcha por la paz y la no-violencia”, en nombre de la Fundación Cultura de Paz: Oceanía, Asia, Europa, África, América … Participando en las manifestaciones y los debates por la paz, y sobre todo viendo de cerca en qué condiciones viven sus habitantes, se hace eco en este libro-diario, Caminos de paz, de sus necesidades, sus temores, sus anhelos y sus esperanzas. A pesar de sus 72 años, Montserrat Ponsa afronta este tedioso viaje, sufriendo el desgaste del trayecto, las vicisitudes, los desánimos y los reveses a los que se enfrenta su ilusión, pero sin nunca rendirse en su empeño, el mismo que el de la marcha: unirse todos lo que piensan que ha llegado el momento de alzarse y proclamar que es hora de luchar por la paz.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Derecho y legislación, Género, Publicaciones, Violencia. Guarda el enlace permanente.